enfermedades-periimplantarias-sepa

Enfermedades periimplantarias: diagnóstico, factores de riesgo y tratamientos

¿Quieres conocer más sobre las enfermedades periimplantarias? En este artículo explicaremos qué son este tipo de patologías, sus causas y consecuencias, así como el tratamiento y la prevención de las mismas, como método de iniciación a algunos de los cursos que ofertamos sobre implantología.

No cabe duda que la osteointegración de implantes dentales ha supuesto un antes y un después en el mundo de la Odontología. Si bien, un implante dental no deja de ser una parte externa de nuestra boca, por lo que puede provocar ciertos problemas en nuestra salud bucodental si no llevamos un correcto cuidado de los mismos.

La principal patología que plantean los implantes dentales son las llamadas enfermedades periimplantarias. Este tipo de enfermedad consiste en la infección e inflamación de los tejidos que rodean los implantes osteointegrados, lo que provoca que aumente el riesgo de pérdida de los mismos.

Tipos de enfermedades periimplantarias

Según el grado de la enfermedad, podemos distinguir entre dos tipos:

Mucositis

La mucositis es considerada como la primera fase de las enfermedades periimplantarias y la más común. Consiste en una lesión inflamatoria en los tejidos blandos que rodean el implante dental, pero sin llegar a afectar al hueso que sostiene el mismo.

Como consecuencia de ello, en la zona afecta puede aparecer sangrado al sondaje suave, pudiendo existir también otros signos clínicos inflamatorios, como el eritema y la hinchazón.

Este grado de afección de los implantes suele asemejarse con la enfermedad leve de las encías, conocida como gingivitis, y su tratamiento no conlleva una gran dificultad.

>  El profesor Mariano Sanz, Doctor Honoris Causa por la Universidad de Göteborg

Periimplantitis

Si los primeros síntomas de enfermedades periimplantarias no son tratados de forma correcta, puede dar lugar a una fase más avanzada, denominada periimplantitis.

Este tipo de patología está asociada con la placa bacteriana que se produce en los tejidos que rodean a los implantes dentales. Se caracteriza por inflamación de la mucosa periimplantaria y la pérdida de hueso de soporte, lo que puede llegar a impactar de manera grave en la permanencia del mismo.

Las zonas afectadas presentan signos de inflamación, entre los que se incluyen sangrado al sondaje, recesión del margen mucoso y pérdida ósea en comparación con exploraciones previas.

La periimplantitis es similar a la enfermedad grave de las encías, conocida también con el nombre de periodontitis, ya que en ambas el hueso puede verse dañado gravemente.

Síntomas de las enfermedades periimplantarias

El temprano diagnóstico de las enfermedades periimplantarias es muy importante, pues cuanto antes se detecten estas patologías, más sencillo será el tratamiento de las mismas. Para ello, es de vital importancia conocer los síntomas más característicos de esta enfermedad bucodental. Algunos de los más comunes son:

  • Eritema e hinchazón de los tejidos blandos
  • Dolor en el implante dental
  • Sangrado al sondaje
  • Incremento de profundidad de sondaje
  • Recesión del margen mucoso
  • Pérdida ósea del soporte

Principales factores de riesgo

Las enfermedades periimplantarias suelen aparecer entre los 5 y 7 años siguientes a la colocación del implante y afecta a uno de cada cuatro pacientes, aproximadamente. Sin embargo, hay ciertos hábitos que pueden acelerar la aparición de estas infecciones.

A continuación, detallaremos algunos de estos factores de riesgo:

Mala higiene bucodental

Una inadecuada higiene bucodental conlleva a un exceso de placa bacteriana en la superficie del diente implantado, lo que puede acelerar la infección del tejido que rodea el implante.

>  ¿Qué es la periimplantitis? Signos y tratamientos

Por ello, se recomienda realizar una limpieza bucodental constante y adecuada, con la ayuda de elementos complementarios al cepillo de dientes, como puede ser el hilo dental o enjuagues antibacterianos.

Tabaquismo

Otro factor bastante perjudicial para la salud de nuestros dientes es el tabaquismo.

Es sabido que el consumo del tabaco puede provocar dientes amarillentos, melanosis gingival, halitosis e, incluso, periodontitis o pérdida dental.

Si bien, también puede tener efectos negativos sobre los implantes osteointegrados, pudiendo ocasionar la pérdida de los mismos.

Enfermedades periodontales previas

Además, cabe destacar que, aquellos pacientes que hayan sufrido previamente enfermedades periodontales, tales como la gingivitis o la periodontitis, tienen una mayor posibilidad de padecer este tipo de patologías en los implantes dentales.

Por este motivo, estos pacientes deberán de tener un mayor cuidado con su higiene bucodental y acudir con bastante regularidad a las revisiones con su especialista.

Tratamientos

En cuanto a los métodos para combatir las enfermedades periimplantarias, cabe distinguir entre tratamientos para las infecciones que se encuentran en la fase inicial (mucositis) y tratamientos para fases más avanzadas (periimplantitis).

Tratamiento para la mucositis

La mucositis es fácilmente reversible, ya que se trata solo de una infección e inflamación del tejido, sin que el hueso del implante llegue a verse afectado.

El tratamiento de esta patología lo realiza un especialista y consiste en la eliminación total de la placa bacteriana, la causante de la infección del tejido.

Una vez retirada, el estado de la inflamación mejorará entre las 2 y las 4 semanas posteriores a la intervención, hasta recuperar la salud completa del tejido.

Asimismo, el odontólogo aconseja que el paciente aumente su higiene bucodental y utilice enjuagues antibacterianos, con el objetivo de prevenir su aparición.

>  Principios y protocolo de tallado para prótesis fija

Tratamiento para la periimplantitis

La periimplantitis, al tratarse de una fase más avanzada de la infección que, además, conlleva pérdida del hueso de soporte, es una patología con mayor dificultad para tratar.

En los casos en que la masa ósea se haya visto afectada, el odontólogo tendrá que efectuar distintos tratamientos quirúrgicos, que dependerán de la cantidad de pérdida del hueso soporte. Entre ellos se encuentran la cirugía de acceso, la cirugía resectiva o la terapia regenerativa.

Prevención

Al someter al paciente a una intervención quirúrgica, como es la colocación de un implante dental, se deberá realizar un minucioso seguimiento del mismo, con el fin de prevenir las enfermedades periimplantarias.

Los métodos de prevención más destacables y eficaces son el mantenimiento de unos hábitos adecuados de su higiene bucodental y la asistencia con asiduidad a las revisiones.

Pero, además de ello, es muy importante que el propio paciente examine la evolución del implante, así como ver si hay placa, inflamación o dolor en la zona.

Continúa tu formación en odontología en CEOdont

Si tras leer este artículo deseas conocer más acerca de las enfermedades bucodentales, en Ceodont disponemos de numerosos cursos para que continúes con tu formación y te hagas todo un experto en ese ámbito.

Déjanos tus dudas en nuestra página web o contacta con nosotros a través de nuestros teléfonos, correo o WhatsApp.

¡Anímate y continúa tu formación en CEOdont!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.